Guatavita, una historia de leyenda y de riqueza natural

Esta población de Cundinamarca alberga uno de los relatos de realismo mágico más representativos de Colombia. MARIO HERNÁNDEZ se inspiró en la laguna del mismo nombre, en los rituales ancestrales que allí se realizaban y en su entorno natural para crear una colección de bolsos para mujer.

La Leyenda del Dorado es una de las más misteriosas y conocidas de Colombia. Basada en un ritual ancestral chibcha, volvió locos a los conquistadores españoles luego de que pisaran estas fértiles tierras por cuenta de los fastuosos tesoros que se decía eran arrojados a una laguna en lo alto de la montaña.

En un entorno natural único, muy cerca a Bogotá, se realizaba la ceremonia de investidura del Cacique de Guatavita. Alrededor del cuerpo de agua del mismo nombre, a plena luz del día, el futuro señor del cacicazgo se subía a una balsa hecha de juncos cubierto de trementina y polvo de oro que refulgía con el sol, y a sus pies relucían piezas de oro y esmeraldas que luego eran ofrendadas a sus dioses y entregadas a las aguas. El cacique se sumergía y en el proceso dejaba un estela dorada por cuenta del brillante metal. 

Muchos conquistadores realizaron audaces exploraciones y aventuradas odiseas para hacerse con el codiciado tesoro enterrado aguas adentro, pero pocos lograron algo en el camino.

Una colección con acento ancestral

Esta historia y el hermoso lugar en el que tuvo lugar, rodeado de bosques de páramo, frailejones, atrapamoscas y curubos silvestres, inspiró una de las más recientes propuestas de MARIO HERNÁNDEZ: la colección NATIVA.

Ver Producto

Esta línea de carteras, compuesta por dos tipos de modelos, uno grande y uno mediano, está protagonizada por una gran ilustración en la que en medio de círculos concéntricos, la marca rinde homenaje a las creencias de los ancestros indígenas de Guatavita, a la fauna y la flora que circundan la laguna, y a la famosa Leyenda de El Dorado.

En la imagen puede verse un gran sol central, el dios Xué, a quien veneraban los antiguos muiscas, rodeado por objetos dorados, muestra de la riqueza que ostentaban los habitantes de aquella región antes de la llegada de los españoles, y algunas plantas, flores, aves y reptiles presentes en la zona.  

Creada en tela impresa y cuero liso, la colección refleja la abundante riqueza de nuestra cultura ancestral y la impresionante biodiversidad que hay en nuestra tierra, lo que nos ha convertido en uno de los países más ricos en flora y fauna.

El lujo colombiano está en aquello que nos hace un país único, en lo que este nos ofrece naturalmente y en el legado que dejaron nuestros antepasados. Se encuentra en el cielo, en la tierra, en la gente, en los paisajes, en la cultura, en la música, en la gastronomía y en todo lo que nos hace una nación realmente privilegiada. Nuestro lujo somos nosotros.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

  • La magia de las mariposas

    Leer más
  • Missache: tradición y artesanía

    Leer más
  • MARIO HERNÁNDEZ reinventa el patrón MH

    Leer más
  • El carriel: renace un clásico antioqueño

    Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *