Yolanda Méndez, la sonriente anfitriona de presidencia

El patrimonio más importante de MARIO HERNÁNDEZ es su gente. La mano derecha de Don Mario, fundador de la marca, lleva 37 años de recorrido en la compañía. Esta es su historia.

En MARIO HERNÁNDEZ nos damos el lujo de decir que hemos construido una gran familia. Y uno de los miembros más antiguos, desde que la marca se estableció en Colombia en 1978, es Yolanda Méndez, actual mano derecha de presidencia.

‘Yola’, ‘Yoli’ o ‘Yolis’, como le dicen en la compañía, no solo es una de las personas más conocidas y representativas de la empresa, es, además, la sonriente anfitriona que con su amabilidad y dulce voz recibe a quienes llegan al segundo piso de la fábrica de MARIO HERNÁNDEZ, ubicada en el corazón de la zona industrial de Montevideo, en Bogotá.

Conoció a ‘Don Mario’, su actual jefe, cuando tenía apenas 11 años. Por ese entonces, él tenía una oficina de finca raíz llamada Hernández & Mayorga y su mamá, a quien cariñosamente le llamaba ‘marujita’, trabajaba allí.

‘Yolis’ lleva 37 años en la organización, a donde llegó a los 22, cuando apenas empezaba su vida laboral. Inició su recorrido como empacadora en el almacén de la marca localizado en la Calle 19 con Carrera 5, en pleno centro de la Capital y, poco a poco, fue escalando peldaños: primero estuvo en caja, luego fue vendedora y finalmente administradora de tienda, hasta que pidió una oportunidad para trabajar directamente en la fábrica y poder estar más presente en su hogar.

Tiene tres hijos varones de 37, 36 y 21 años, y una nieta de 11. Los que la conocen dicen que es honesta, trabajadora, comprometida y entregada, que tiene un corazón de oro que late por su familia y por sus hijos, que es una gran mujer, amorosa, buena compañera y amiga; una excelente persona y un ser humano admirable en todo el sentido de la palabra. Cortos se quedarían los elogios que podríamos darle a su disposición, actitud de servicio y calidad humana.

Por eso cuando ‘Yoli’ pidió un cambio -para entonces ya llevaba 10 años en la familia-, este se le dio. En la fábrica inició en armado, pero pronto pasó a la parte administrativa: archivo de cartera, archivo de nómina, facturación nacional, facturación de exportaciones y asistente de la gerencia de mercadeo. Desde hace 17 años es asistente de presidencia.

“Ellos son como mi segunda familia y es un orgullo seguir en la compañía hasta hoy”.

Lujo es haber reunido a una familia que sigue creciendo año tras año.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

  • La magia de las mariposas

    Leer más
  • Fundación, el cuero en su expresión más pura

    Leer más
  • Azulejo, el mágico poder del mestizaje

    Leer más
  • La vida es una oportunidad

    Leer más
  • Carnavales: mestizaje, color y alegría

    Leer más