Missache: tradición y artesanía

La colección de bolsos con la que MARIO HERNÁNDEZ celebró su aniversario número 40 en el 2018 se reinventa este año para darle cabida a nuevas historias y técnicas. Conoce las tres nuevas versiones de una de las líneas top de la marca y cómo fueron concebidas.

MISSACHE es un homenaje en cuero a la experiencia, calidad, tradición e innovación que han caracterizado a MARIO HERNÁNDEZ durante más de 40 años. Cuando esta colección de bolsos para mujer y hombre fue creada en 2018 por el diseñador colombiano Carlos Mario Osman —quien fuera consultor de prestigiosas firmas internacionales como Bally, Gianfranco Ferré, Giorgio Armani y Roberto Cavalli—, estaba pensada para exaltar la mano de obra, un patrimonio inigualable de la marca.

Sus primeras versiones recurrieron a siluetas urbanas y contemporáneas que remitían a una geografía universal y a deseos más que a tendencias, de ahí su atemporalidad. Eran en total ocho personalidades manifestadas en seis carteras: La intelectual, La apasionada, La galerista, La banquera, La artista, La deportiva, La roquera y La excéntrica.

Hoy, dos años y medio después de su creación, y luego de la gran transformación que sufrió la marca en 2020, los nuevos modelos de esta línea icónica se han enfocado en resaltar el trabajo hecho a mano en Colombia y la gran riqueza cultural presente en nuestro territorio. Hablan de lujo colombiano.

Missache “La Colonial”

Esta cartera, que viene en dos tamaños (pequeña y mediana), está elaborada en cuero y charol, y se caracteriza por los taches, las costuras en contraste y el tejido que bordea el cuerpo y el bolsillo exterior de los modelos. Está inspirada en nuestro pasado colonial y remite a los tiempos en que nuestros ancestros recorrían el país a lomo de mula, llevando consigo todas sus pertenencias.   

Missache “La Floricultora”

Esta cartera colorida y divertida, que viene en dos tamaños (pequeña y mediana), está elaborada en denim y cuero, y sus flores, pegadas con remaches, se pueden quitar o poner. Con este modelo, la marca exalta la belleza de nuestra flora y expresa su respeto por quienes se dedican a protegerla.

Missache “La artesana”

Esta cartera, que viene en dos tamaños (pequeña y mediana), está elaboradaen tala, fibra de plátano y palma de iraca. Con manija tejida y herrajes color fucsia contrastante, es un homenaje a los artesanos de Colombia y a la abundancia de materias primas que ofrece nuestra amplia variedad de especies vegetales.

Para su elaboración, la marca contó con la asesoría de Artesanías de Colombia, la entidad que promueve el progreso del sector artesanal en el país, con el fin de encontrar los artesanos idóneos para la elaboración de los tejidos con fibras naturales (palma de iraca y fibra de plátano) que llevan los bolsos.

El tejido en palma de iraca, evidente en el bolsillo exterior de la cartera, es realizado por la Asociación de Tejedoras Juanita en Sandoná, Nariño, un taller conformado por más de 250 artesanas de la zona dedicadas a la creación de piezas artesanales en fibra vegetal de iraca. Su fundadora Juanita Castillo es una artesana empírica que empezó tejiendo sombreros para mantener a sus tres hijos y poco a poco fue reuniendo a mujeres en su misma situación para cumplir con los pedidos que le eran encomendados. Hoy día, realizan todo tipo de artesanías: carteras, aretes, objetos decorativos y canastos.  

La asociación compra la fibra de iraca en color natural en el mercado campesino de los sábados; esta es cultivada y producida en el municipio vecino de Linares y llevada hasta Sandoná. Las artesanas se encargan de tinturarla (si es necesario), luego realizan los moldes en madera que les servirán de guía y finalmente tejen.

La fibra de plátano que protagoniza el cuerpo frontal de la cartera es elaborada por Libertejidos en San Agustín, Huila, una microempresa de tejidos en fibras textiles vegetales, especializada en fibra de plátano, con más de 40 años de experiencia. La fibra es sacada de la corteza del tallo de plátano que es desfibrado manualmente con una herramienta casera conformada por un palo de café y un machete. Del proceso salen los filamentos que son lavados y luego colgados para que se sequen naturalmente bajo el sol.

TAMBIÉN TE PUEDE GUSTAR

  • La magia de las mariposas

    Leer más
  • Baúl Morpho Azul, maestría hecha legado

    Leer más
  • El carriel: renace un clásico antioqueño

    Leer más
  • Resiliencia para emprendedores

    Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *